Saltar al contenido

El picante y embarazo. Todo lo que debes saber

Este es un gran tema que queríamos tocar en nuestro blog. Se oyen muchas cosas sobre sí es o no bueno el picante para las embarazadas. Vamos a intentar arrojar un poco de luz sobre el picante y el embarazo.

Existe muchos temores sobre si es recomendable o no las comidas picantes durante el embarazo. En parte se debe a sospechas y creencias engañosas del efecto negativo sobre el bebé. 
El ser humano es un ser de costumbres y su organismo también, por lo que si se estas acostumbrada a este tipo de comidas no debes privarte.

Es importante considerar, como en todos los aspectos de la vida, tener discreción y mesura a la hora de consumir comidas picantes ya que las mismas tienen impacto directo en la salud de la madre y no del feto.

Antojos de picante durante el embarazo

Los antojos, tan típicos de las mujeres embarazadas, pueden aparecer durante toda la gestación y tienden al impulso de consumir determinadas comidas picantes.
Estos son producto de los cambios hormonales durante el proceso de gestación.

Embarazada africanaEs menos común verlos en España por nuestra gastronomía, pero en regiones como México y la India, donde la gastronomía es muy condimentada y picante (curris, jalapeños…), estos antojos son más comunes.
Su mayor tolerancia al picante y sus costumbres hacen de estos antojos algo más común. 

Todos los antojos tienen un efecto negativo sobre la mujer cuando ella misma no usa de la disciplina para moderar sus impulsos y evitar el desenfreno en el consumo del alimento deseado hasta ocasiona su aversión o aborrecimiento total.

¿Cómo beneficia el picante durante el embarazo?

Entonces si en exceso es malo y se debe parar la ingesta.

¿Realmente tiene algún beneficio?

Las comidas picantes en las mujeres embarazadas pueden proveerle una mejora en su estado de ánimo debido a las endorfinas que libera la capsaicina presente en este tipo de comidas.

Son las mismas que hay presentes en los chocolates y son las responsables de causar sensación de placer o bienestar al comensal sanando los estados depresivos y cuadros melancólicos o nostálgicos.

Sin embargo, no tienen el efecto nocivo que producen los carbohidratos en el feto ya que estos aumentan los niveles de azúcar en sangre del futuro bebé y de la madre.

Además, una buena comida condimentada moderadamente con picante puede ayudar a hacer sentir que el embarazo no es un impedimento para disfrutar de sus comidas favoritas.

Ayuda para los órganos

Otro de los órganos muy beneficiados con la inclusión esporádica de picante en las comidas como el rábano picante, cayena o salsa chipotle; es el corazón.
Repercute en la estimulación del ritmo cardíaco lo que produce una mejor irrigación sanguínea logrando una sensación de mayor vitalidad y bienestar general.

Siempre que los ácidos del picante no aumenten la sensación de acidez matutina las comidas picantes pueden ser un deleite ocasional. Disfrutando de un placer sin consecuencias negativas para su salud y bienestar.

Dieta balanceada para una embarazada

Como seguro ya te ha comentado el médico es importante tener una dieta balanceada y reducida en el consumo de carbohidratos, grasas saturadas y azúcares.

El picante durante el embarazo debe ser tratado como la inclusión de la sal en las comidas: todo en su justa medida ya que siempre los excesos son perjudiciales.

Una buena caminata será de gran beneficio para la salud de la madre y el bebé en formación. No solo por el beneficio físico, sino que ayuda a bajar esos alimentos picantes o más pesados para el estómago. 

Picante durante el embarazo: consumir con moderación

La mujer encinta debe tener muy en cuenta que el feto o futuro bebé suele empujar los alimentos consumidos en el estómago hacia arriba y esto puede incrementar la aparición de náuseas matutinas.

Para evitar estas molestias, es necesario consumir dosis pequeñas y espaciadas de comidas picantes y evitarlas en las noches. 
Si las molestias persisten será mejor evitar el consumo de ingredientes como el ají o la salsa chipotle durante un tiempo.
De esta forma dejamos que se estabilice y se adapte el organismo a su nueva condición prenatal.

La capacidad olfativa y gustativa suele verse incrementada con el avance del proceso de gestación, es por eso puede apetecer consumir picante en algunas comidas.

En los cuidados necesarios para una mujer embarazada debe ponerse especial énfasis en las comidas. Los cambios hormonales pueden impedir el autocontrol para no sucumbir a las tentaciones gastronómicas.

Como hemos indicado no hay ningún problema si se consume picante en pequeñas dosis y de manera espaciadas. Evitando así apariciones de rechazo digestivo con repercusiones negativas en su salud.

Consumir comida picante durante el embarazo puede dar una sensación de aventura gastronómica y proporcionar la firme convicción de que la vida sigue y el tiempo no se ha detenido por su embarazo.

¿Te ha gustado lo que has leído?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.